Compartir

El robo hormiga que desfalca a todo México

Fuente: Kaleydoscopio

El robo hormiga que desfalca a todo México. (Cortesía Kaleydoscopio)

Por Gabriela Pablos

Robar no es sólo quitar a alguien su bolso o cartera con una pistola, lo es también tomarse un refresco dentro de un supermercado sin pagarlo; un “robo hormiga” es delito que causa pérdidas millonarias a las empresas y es más frecuente de lo que se cree.

El robo hormiga en tiendas y centros comerciales es tan común que seis de cada diez mexicanos han tomado algo de una tienda sin pagarlo al menos una vez en su vida. Un estudio de la empresa Alto México reveló que al año se pierden 11,000 millones de pesos a causa de este tipo de robo.

“Esta cantidad no sólo merma el patrimonio de las empresas sino que inhibe la posibilidad de invertir más para la creación de empleos y desgraciadamente este tipo de robo se persigue en muy baja escala”, dijo el director jurídico de Alto México, Ricardo Peralta.

La cantidad en pérdidas que causa el robo hormiga a las empresas es suficiente para comprar 873,000 iPads 4G o, bien, 598,000 pantallas LED de 42 pulgadas. Peralta señaló que debido al alto costo que le implicaría a la empresa perseguir o enjuiciar a los ladrones hormiga, la mayoría de los delitos se quedan impunes.

“Como es un robo que en la mayoría de los casos es de mercancías pequeñas, no es factible el costo-beneficio de las empresas iniciar un procedimiento penal”, dijo el abogado y explicó que por ejemplo si alguien robó un desodorante en una tienda de autoservicio, llevarlo a juicio le costaría a la empresa muchísimo más dinero que el costo de ese producto.
En el documento “Perfiles de ladrones hormiga” se revela que uno de cada 12 clientes es un ladrón de tiendas. La mayoría de ellos son hombres (60%) y 40% son mujeres; ellos prefieren robar entre las 16:00 y las 22:00 horas.

Los artículos más comunes del robo hormiga son ropa, desodorantes, jabones, pasta de dientes, maquillaje, perfumes, discos y artículos de uso personal, lo que representa 70% del total de las cosas sustraídas. El 30% restante corresponde a aparatos electrónicos, artículos para el hogar, pantallas de plasma y aparatos de sonido.

El personal de seguridad de las tiendas generalmente reporta cuatro formas comunes de robar: las más comunes son “las falderas” mujeres y hombres que esconden artículos bajo su ropa, cambian las etiquetas para alterar el costo real de los productos por uno más bajo, usan bolsas o empaques de aluminio para evitar que suenen las alarmas o antenas antirrobo.

En segundo lugar se registran robos en grupos de hasta cinco personas que esconden el botín entre sus ropas o paquetes de aluminio. Tercero, el ladrón o ladrona se aprovecha de carriolas, pañaleras, niños en brazos, para esconder la mercancía entre las cobijas del bebé. En muchos casos al ser sorprendidos han provocado el llanto del bebé para generar distracción al causar alboroto y salir bien librados.

Por último, se registran robos en pandillas de hasta 10 personas que se dividen estratégicamente para colocar pantallas o aparatos electrónicos en el carrito del súper. Algunos distraen al personal de seguridad, mientras otros salen corriendo con el carrito del establecimiento y se alejan en un auto en marcha que los espera.

El robo está penado en el artículo 220 del Código Penal Federal, éste castiga con entre 6 meses y 2 años de cárcel a quienes roben un objeto con valor de menos de 300 salarios mínimos (18,500 pesos). Si el robo supera los 700 salarios mínimos (42,350 pesos) la pena podría ser de hasta 4 años tras las rejas.

“Tenemos que sancionar el robo y culturalizar a la sociedad mexicana que robar está mal, se tiene que revalorizar y no ver tomar algo de una tienda o centro comercial como una travesura sino que se le considere robo, como el delito que es”, dijo el abogado.

El robo hormiga tiene implicaciones mucho más allá del sustraer un artículo. Es la primera etapa por la que pasó cualquier ladrón profesional. Las pérdidas económicas son fuertes para la empresa, pero mucho más fuertes son las pérdidas sociales que se tienen al incurrir este tipo de robos y la impunidad que los acompaña.

0 comentarios ↓

No hay comentarios todavía... tu opinión nos interesa.

¿Qué opinas de la nota?