Un medio para mentes disruptivas

Efectos del muro de Trump en la frontera entre EE.UU. y México

Efectos del muro de Trump en la frontera entre EE.UU. y México

Ya existen más de 1.000 kilómetros de muro en la frontera entre México y Estados Unidos, pero Donald Trump promete completar los 3.000 kilómetros de valla.

Cuando Donald Trump prometía este jueves durante Convención Republicana en Cleveland que construiría una “gran valla fronteriza” entre EE.UU. y México para frenar la inmigración ilegal y los carteles de la droga, sus seguidores repetían eufóricamente: “Build the wall!” (“¡Construye el muro!).

Trump, quien fue coronado como candidato republicano para las elecciones presidenciales de noviembre, tiene como una de sus principales promesas de campaña erigir esa barrera a lo largo de los 3.000 kilómetros de frontera entre ambos países.

El magnate responsabiliza a los inmigrantes, especialmente los llegados desde México, por los “cientos de miles de millones” que pagan sus ciudadanos para sufragar los gastos del gobierno en servicios de salud, educación, seguridad social o vivienda que reciben los indocumentados.

Además, Trump asegura que será México quien pague por la construcción del muro, ya que considera que la nación latinoamericana se ha aprovechado de manera desproporcionada del Tratado de Libre Comercio entre ambos países, que según el multimillonario, ha hecho que miles de empleos y compañías de EE.UU. se hayan trasladado al sur de la frontera.

Pero, ¿qué consecuencias reales tendría la construcción del muro que propone Trump?

1. Migración: vidas en juego

Una de las consecuencias más serias de un muro fronterizo sería el riesgo que supondría para los miles de migrantes que diariamente intentan llegar a EE.UU. ya que buscarían pasos más remotos y arriesgados.

En el desierto, las temperaturas de día pueden superar los 50ºC de día y por las noches llegar a puntos de congelación. El río Bravo/Grande es uno de los más caudalosos y cruzarlo implica un riesgo alto.

En la actualidad EE.UU. tiene 21 mil agentes fronterizos, un 518% más que hace dos décadas, según el Reporte del Estado de la Frontera, elaborado por el Centro Wilson, el Colegio de la Frontera Norte y el Centro Norteamericano de Estudios Transfronterizos.

Desde la instalación de nuevos tramos de muro fronterizo, al menos 6.500 cuerpos han sido recuperados y otros 1.500 más fueron enterrados sin identificar en EE.UU. Eso sin contar los cuerpos no recuperados.

2. Seguridad: un muro ineficaz contra el narcotráfico

Catapultas, cañones, rampas, drones y sofisticados túneles… Los traficantes de drogas y otros productos ilegales han encontrado múltiples formas de evadir el actual muro fronterizo.

Algunos expertos creen que un muro de cuatro metros de altura como el que propone Trump resultaría inútil ya que los traficantes cuentan con múltiples maneras de evadirlo.

Las insólitas formas de traficar droga a través de la frontera en México

Sofisticados túneles han sido detectados en la frontera en ciudades como Tijuana y Mexicali.

El narcotráfico tiene sus rutas y métodos a la mano, principalmente en puntos como Tijuana, Mexicali, Nogales, Ciudad Juárez, Piedras Negras, Nuevo Laredo, Reynosa o Matamoros.

Mientras el mercado de la droga crece, la Agencia de Protección Fronteriza de EE.UU., que combate el tráfico ilegal en las fronteras, reportó una baja en los decomisos en lugares como en California, con una reducción del 25% en 2015.

3. Medio ambiente: daño latente

Además de las afectaciones a las actividades humanas, el medio ambiente también está en juego.

La ciudad mexicana de Nogales padeció fuertes lluvias que derivaron en una inundación en 2011, en parte debido a que un desagüe que cruza la frontera quedó semibloqueado en el muro fronterizo, lo que generó una gran acumulación de agua.

Pero no solo preocupa la interrupción de cauces de agua, sino que también la vida de decenas de especies está amenazada por la presencia de un muro fronterizo, según algunos estudios realizados en la última década.

El río Bravo/Grande es la división natural de dos tercios de la frontera, y una valla podría restringir el acceso a los propios estadounidenses.

Uno de ellos fue coordinado por Carlos de la Parra, investigador en la Centro de Estudios Fronterizos de la Frontera Norte.

“Hay cuencas que están divididas por la frontera México-Estados Unidos. Si se interrumpen, tiene impacto al terreno natural, a carreteras, a edificaciones y a sistemas de drenaje. Pueden ser muy elevados los costos”, explica.

¿Y si se abren de par en par las fronteras a la inmigración?

La Norma Oficial Mexicana y la Ley para la Preservación de Especies estadounidense enlistan las especies amenazadas por las actividades humanas, y unas 60 habitan en la región fronteriza.

4. Economía: golpe a la confianza

Cada día cruzan la frontera unos 300.000 vehículos y un millón de personas que trabajan, estudian, comercian o visitan por turismo el otro lado. También 15.000 camiones de transporte pasan por ahí diariamente.

El intercambio comercial en la frontera es de US$1.000 millones diarios, según el Reporte del Estado de la Frontera del Centro Wilson, un centro de estudios independiente de EE.UU.

Todo ese flujo pasa por los 40 puntos de cruce legales, así que ¿por qué tendría un impacto sobre la economía de ambas fronteras la presencia de un muro en pasos no legales?

En 2013 unos 5,2 millones de camiones cruzaron la frontera, con tiempos de hasta 30 horas de espera por la saturación.

El problema es que además del muro, para mejorar la seguridad de EE.UU. Trump promete “cancelar visas” a mexicanos y “elevar las tarifas” de las tarjetas de cruce fronterizo, lo que impactaría directamente a la economía local.

Solo San Diego, en EE.UU., tiene una economía más fuerte que su vecino, Tijuana. El resto de las ciudades, como El Paso, Nogales, Laredo, McAllen o Brownsville dependen de la economía de sus vecinos del sur.

Con información de Darío Brooks BBC Mundo

 

HAGAMOS EL DEBATE

Top