Un medio para mentes disruptivas

En las ofrendas y en la vida, amaranto

En las ofrendas y en la vida, amaranto

 

Ciudad de México.- Uno de los alimentos más versátiles de México es el amaranto, del que se producen unas 6,000 toneladas al año, y es ingrediente especial  para preparar dulces tradicionales: alegrías, calaveritas y galletas, además de atoles y platillos dulces y salados.

El amaranto es originario de México y se cultiva desde hace más de 7,000 años, su uso se remonta a la época prehispánica en la que se ubicó como uno de los principales alimentos de los mayas, gracias a su alto valor nutricional.

El género Amaranthus, que en griego significa “imperecedero”, incluye cerca de 70 especies, de las cuales 40 (60%) son nativas del Continente Americano y el resto de Australia, África, Asia y Europa. Pueden crecer de unos cuantos centímetros hasta cerca de 3 metros en las variantes cultivadas.

Los aztecas lo ligaban, además, a ceremonias religiosas y adornaban las tumbas con flor de amaranto.

Sus principales productores son los estados de Tlaxcala, Puebla, Estado de México, Morelos y la Ciudad de México.

 “…para celebrar la fiesta que llaman Panquetzaliztli, tomaban semillas de bledos [huautli] y las limpiaban muy bien… y las molían delicadamente, y después de haberlas molido, estando la harina muy sutil, amasábanla de que se hacía el cuerpo de Huitzilopochtli;… luego deshacían y desbarataban el cuerpo… y el corazón… tomaban para el señor o rey, y todo el cuerpo y pedazos que eran como huesos del dicho [dios] lo repartían en dos partes, entre los naturales de México y Tlatilulco.” Fray Bernardino de Sahagún, Historia General de las Cosas de Nueva España.

 Desmembrando al amaranto

El científico Manuel Soriano García, investigador del Instituto de Química de la UNAM, Premio Nacional de Química y Premio Nacional de Ciencia y Tecnología de Alimentos 2012, ganador del Premio Heberto Castillo, obtuvo una “leche” que describió similar a la de vaca, pero sin colesterol ni lactosa, además de contener una cantidad mayor de proteína, hierro y el doble de calcio de que la de origen animal.

Después obtuvo otra leche en polvo, una más de fácil digestión; barras de amaranto sin azúcar para personas diabéticas y otra con fibra de amaranto.

De todos los resultados destacan las implicaciones que tendría en el ánimo de las personas, literalmente, en un antidepresivo protéico natural, basado en uno de los aminoácidos sintetizados del amaranto que producen serotonina.

De acuerdo con el científico, la serotonina es el combustible en el cerebro que enciende el gusto por la vida, transmite pensamientos y sentimientos positivos y ayuda a elevar nuestro ánimo de manera casi inmediata, así que a ponerle amaranto a la vida y a las ofrendas.

HAGAMOS EL DEBATE

Top