Un medio para mentes disruptivas

La contaminación metropolitana es generada por el 20% de los vehículos

La contaminación metropolitana es generada por el 20% de los vehículos

“Noventa por ciento del problema ambiental lo genera la incorporación de los 600 mil vehículos y 10 por ciento, las complicaciones a la movilidad derivadas de la gran cantidad de autos e incluso del nuevo reglamento de tránsito. Un vehículo cuyo convertidor catalítico no funciona contamina 35 veces más que uno que sí funciona. Ahí está el verdadero problema, 20 por ciento de los vehículos en la Ciudad de México genera 80 por ciento de la contaminación”, dijo Luis Manuel Guerra presidente del Instituto de Asistencia en Investigaciones Ecológicas (Inaine).

Para el químico Guerra, aun cuando existe la necesidad latente de controlar el número de autos que circulan a diario por la zona metropolitana, esta medida obedece más a un tema de movilidad, pues en términos de contaminación ambiental, el verdadero problema radica en los huecos en la legislación actual que permite circular a más de 600 mil autos en condiciones adversas.

Los más de 600 mil vehículos viejos con un convertidor catalítico que concluyó su vida útil y que no cuentan con el sistema OBD2 a los que se les permitió circular nuevamente —con la última modificación al Hoy No Circula—, más el transporte de carga (transporte público y transporte comercial), sí tienen un impacto negativo considerable, de acuerdo con el experto en temas ambientales.

Asimismo, detalló que ese 20 por ciento está integrado por vehículos de uso intensivo, como el transporte público a gasolina, entre los que se enlistan microbuses, combis, taxis regulares y piratas, así como los autos destinados a la distribución de bienes y servicios, es decir, las camionetas de hasta tres y media toneladas que circulan por la ciudad.

Al respecto, detalló: “Los convertidores catalíticos cuando salen de fábrica tienen una vida media de seis años, a los seis años deben reemplazarse; sin embargo, esto no se ha hecho y hasta 25 por ciento de los autos que circulan en el Valle de México tiene convertidores catalíticos con más de 16 años de edad, eso te revela por qué estamos emitiendo tanto”.

Las políticas públicas y el impacto negativo del nuevo Reglamento de Tránsito

Hoy No Circula fue concebido como una medida orientada a mitigar el uso del automóvil en malas condiciones y priorizar el uso de los vehículos más eficientes, es decir, los que menos contaminan. Sin embargo, la corrupción derivó en que ello no sea así y que diariamente circulen miles de vehículos que no cumplen las normas ambientales, afirma el especialista.

Asimismo, ante esa medida, aquellas personas con una mejor posición económica optaron por comprar un segundo auto para los días que no circulaban y, en consecuencia, no se disminuyó el parque vehicular activo, por el contrario, se incrementó el número de autos viejos en circulación.

Sumado a ello, con la intención de mitigar el uso del vehículo, el Reglamento de Tránsito para la Ciudad de México fue modificado para fomentar el uso de la bicicleta como medio de transporte; no obstante, esta medida no reflexionó en torno a la emisión de gases contaminantes, ya que se redujo la velocidad drásticamente en diversas arterias principales y se suprimieron las vueltas a la derecha, medidas que contribuyen al congestionamiento vial e impactan directamente en la emisión de gases contaminantes.

Tampoco se consideró la velocidad óptima de conducción de los vehículos en cuanto al aprovechamiento de combustible se refiere, es decir, cuando lo aprovechan al máximo y por lo tanto emiten menos gases al medio ambiente.

“Los vehículos actuales, con un sistema OBD2, convertidor catalítico de tres vías y la válvula TCV, tienen su mejor eficiencia energética, es decir, contaminan menos a una velocidad de 80 kilómetros por hora”, explicó el químico Guerra, aunque enfatizó que el impacto negativo es mínimo.

Relación entre velocidad y factor de emisión de CO2 en los vehículos más modernos. Las emisiones de CO2 son menores en un rango de velocidad de 60 a 100 km/h e incluso en algunos vehículos disminuye en un rango de 90 a 100 km/h. En contraste, las emisiones de gas son muy altas a velocidades de recorrido muy bajas. Fuente: Estudio sobre la gestión variable de la velocidad en las vías de acceso a las áreas urbanas.

No obstante al impacto real que tienen los autos nuevos y los viejos en la emisión de gases al medio ambiente, lo cierto es que la movilidad también es un tema prioritario, pues la Ciudad de México se ha convertido en la segunda ciudad con el peor tráfico del mundo.

 

HAGAMOS EL DEBATE

Top