Un medio para mentes disruptivas

¿Necesitamos alguna señal de alarma más?

¿Necesitamos alguna señal de alarma más?

La pregunta es si tenemos que esperar a caer en una crisis de contaminación como la sufrida el pasado 4 de marzo en Pekín, China cuando registró su nivel más alto del año, la cantidad de partículas contaminantes dañinas en el aire alcanzó el “peligroso” nivel de 452 microgramos por metro cúbico durante la noche, según las mediciones en la calidad del aire de la embajada de Estados Unidos.

Recordemos que el nivel máximo recomendado por la OMS es de 25 microgramos. La capital activó por primera vez la alerta roja por contaminación el pasado diciembre, cuando los medidores de la calidad del aire registraron 500 microgramos por metro cúbico.

El rojo es el máximo nivel de alerta de un sistema de medición basado en cuatro colores: azul, amarillo, naranja y rojo. Este sistema se instauró en 2013. La alerta roja solo se declara en caso de superar los 500 microgramos por metro cúbico en un día, los 300 dos días seguidos o los 200 durante cuatro días, según informó la agencia de noticias Xinhua, entonces pararon escuelas y empresas para evitar las muertes de sus habitantes.

 

Ahora, es importante saber ¿Qué estamos respirando? Así que recuperamos un estudio de la ONG británica Clear Air Institute  donde se analizaron los niveles de contaminación ambiental en 21 ciudades con más de un millón de habitantes de Latinoamérica, entre ellas ciudades como Guadalajara, Monterrey y México DF, en México.

En el estudio se obtuvo información sobre cuatro partículas contaminantes del aire, PM25, PM10, Ozono, Dióxido de Azufre, Dióxido de Nitrógeno. Veremos algunas de estas partículas responsables de la contaminación del aire para ver a continuación cómo afecta en México.

PM10 y PM2.5, es una mezcla de partículas sólidas y líquidas minúsculas, entre las que se encuentra el hollín como componente principal, de estas dos, PM2.5 es la más dañina debido a su menor tamaño. Con la contaminación del aire, estas partículas penetran en los pulmones pudiendo causar inflamación y empeoramiento de las condiciones cardiacas y pulmonares.

Ozono (O3), es un gas que se genera en la atmósfera como consecuencia de reacciones fotoquímicas entre la luz y otros contaminantes. La constante exposición a un ambiente con mucho Ozono puede provocar problemas respiratorios.

Dióxido de nitrógeno (NO2), es un gas que también puede ser muy perjudicial para las vías pulmonares. Se produce a partir de la quema de combustibles fósiles a altas temperaturas.

Dióxido de Azufre (SO2), es un gas producido a partir de la combustión de combustibles fósiles en las plantas generadoras de energía y en otras instalaciones industriales, así como en fuentes móviles en un menor grado; y por consiguiente es un problema en algunas áreas urbanas e industriales. También puede afectar a las personas con problemas pulmonares y cardiacos.

Según los datos obtenidos en este estudio ciudades como Guadalajara, Monterrey y México DF destacan en todos los gráficos de concentración de las 4 partículas que contaminan el ambiente. Siendo estas ciudades de México, de las ciudades con mayor concentración de PM2.5, PM10 ozono, dióxido de nitrógeno y dióxido de azufre en todo Latinoamérica.

17 aire 1

 

Ahora, si para la Ciudad de México el índice se calcula para cinco de los contaminantes criterio: dióxido de azufre, monóxido de carbono, dióxido de nitrógeno, ozono y partículas suspendidas; se representa con una escala que va de 0 a 500, donde el valor de 100 se asigna al valor indicado por la Norma Oficial Mexicana para cada contaminante. Un valor menor a 100 se considera satisfactorio y con un bajo riesgo para la salud. Cualquier nivel superior a 100 implica algún riesgo para la salud, entre más grande es el valor del índice, mayor es la contaminación y el riesgo, hoy promediamos 108 en el reporte de la una de la Comisión Ambiental de la Megalópolis.

Así en el tercer día de Contingencia Ambiental Fase I

Con información de Inspiraction.org

HAGAMOS EL DEBATE

Top