Un medio para mentes disruptivas

Porque los universitarios se insertarán en la vida laboral

Porque los universitarios se insertarán en la vida laboral

Va una interesante conclusión entre expertos para debatir: “No puede haber justicia cotidiana mientras el acceso a ella está limitado por una serie de privilegios y exista impunidad”.

 

 

“Entre la población existe la sensación de que la justicia laboral no funciona”, por ello la propuesta de crear una sola Junta de Conciliación y Arbitraje, como órgano independiente y autónomo, planteada por el académico Alfredo Sánchez Castañeda, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Sánchez Castañeda consideró la necesidad de que la Junta Federal de Conciliación cuente también con plena autonomía presupuestal y administrativa, para lo cual se le debe considerar en el Presupuesto de Egresos de la Federación, bajo la modalidad que tienen otros órganos autónomos del Estado.

En el marco del Foro de Consulta para la Justicia Laboral Cotidiana, propuso que la justicia laboral tiene que transitar hacia la federalización, es decir que exista.  Sugirió “estandarizar” no solo la justicia laboral, sino también las condiciones de todos los actores que intervienen en la impartición de justicia en el país.

Por su parte, el Presidente de la Junta de Conciliación y Arbitraje del Valle de Toluca, Palemón Jorge Cruz Martínez, coincidió en la propuesta de dar mayor fortaleza institucional a las Juntas de Conciliación y Arbitraje otorgándoles personalidad jurídica y patrimonio propio que les permita una mejor administración de sus recursos, considerándolas organismos descentralizados del Poder Ejecutivo o bien órganos autónomos.

A su vez, Carlos de Buen Unna, Director General del despacho de abogados De Buen, subrayó la urgencia de crear un sistema más justo en materia de impartición de justicia laboral que permita dar certeza a los trabajadores sobre sus derechos patrimoniales y a los patrones sobre los costos laborales.

Entre sus principales planteamientos, destacan: reducir la conflictividad en la terminación de las relaciones de trabajo; conservar la indemnización básica de tres meses; garantizar al trabajador un pago razonable como compensación por la prestación de sus servicios a través de un ahorro obligatorio constituido por aportaciones patronales en una cuenta individual que genere intereses para el trabajador; permitir al trabajador utilizar sus ahorros o una parte de ellos durante la relación de trabajo y generar un gran ahorro nacional para financiar inversiones productivas.

Al tiempo, expresó su reconocimiento al esfuerzo del Presidente de la JFCA, Jorge Alberto Zorrilla Rodríguez, para la realización de este Foro público y plural, en el que la justicia cotidiana –dijo– aterriza de manera muy importante en el tema laboral.

En el Foro también participó Daniela Acosta Gutiérrez, Presidenta de la Asociación “Por un Trabajo Digno y de Servicios”, que agrupa a más de 2 mil 100 trabajadoras domésticas, quien informó que trabajan de la mano con la Secretaría del Trabajo y Previsión Social para elaborar un modelo de contrato, además de buscar esquemas para la afiliación voluntaria en la Seguridad Social así como el certificado de competencia laboral.

Por otro lado, el laboralista Joaquín Ortega Esquivel habló de Cultura de la Legalidad, y dijo que no puede haber justicia cotidiana mientras el acceso a ella está limitado por una serie de privilegios y exista impunidad.

“Si no entendemos que la justicia tiene una base de ciudadanía, tampoco va a ser posible que haya justicia cotidiana. En México, para que exista justicia, se necesita primero tener acceso a ella, y eso implica una cultura de legalidad”, afirmó el asesor y consultor de sindicatos independientes y organizaciones sociales.

HAGAMOS EL DEBATE

Top